Que la tierra te sea leve, compañera.

Se nos ha ido un grande, se marcha Felipe, mi amigo, mi confesor, mi maestro, y solo tengo lagrimas por no poder seguir riendo contigo, y sonrisas recordando todo lo vivido.

Fuiste de las primeras vecinas que conocí cuando llegué a Malasaña, y me metiste de lleno en la Asamblea del 15M del barrio, y me presentaste a tanta gente que ahora es mi familia, todo esto te debo y más…

Esas noches de cañas en el Patio Maravillas, de asambleas constructivas, (algunas no lo fueron tanto, la verdad), pero que siempre acababan tomando una cerveza y compartiendo un rico debate, casi siempre de política, de próximas acciones o de nuevas ideas.

Me obligaste, hace años, a hablar frente a una cámara durante unas fiestas del Dos de Mayo,  por supuesto auto gestionadas, y yo moría de vergüenza, y mira ahora Felipe, que veo una cámara aunque sea de un japonés, y me pongo a contar mí rollo, ves otra cosa más que te debo agradecer.

Y como olvidar, que fue contigo con quien hice mi primera mediación policial, en la plaza del Dos de Mayo, consiguiendo alargar un ronda-cañas del Patio. Y ahora, tengo el título oficial en esta materia. Otra cosa más…

Hemos tenido proyectos comunes, con mayor o menor éxito, hemos hecho sentadas juntas, hemos gritado por los derechos de todas en manifestaciones, y hemos tenido momentos mágicos y divertidos. Como mis cumpleaños en el Solar Maravillas, que no serán lo mismo sin ti apoyando la barbacoa, o esas noches locas de jueves tras el cine de verano, porque yo no madrugaba los viernes, con cenas espectaculares y charlas enriquecedoras.

Tu que tenías el don de la ubicuidad, estabas en todas, paras un desahucio por la mañana con la PAH y por la tarde apoyabas a la Red Solidaria de Acogida, mientras te sacaban fotos en una manifestación contra la corrupción cantando con Solfonica y al rato estabas repartiendo comida en Tirso de Molina junto a Plaza Solidaria y a la vez aportando algo de generosidad a este mundo trabajando Yo SI Sanidad Universal, o te convertías un holograma amordazado. Y por la noche, estabas buscando guitarristas para continuar y mandabas callar a las vecinas: “porque está tocando un artista”, y siempre impecable, como un caballero de alta figura, ¿Cómo lo hacías? ¿Me revelaras tu secreto? Te prometo, que lo descubriré, si no lo haces.

Amiga, “mi papi malasañero”, te echare de menos. De ti me llevo un gran amor, que sé que me tienes y que era correspondido como bien sabes. Me llevo tu respeto. Me llevo tus enseñanzas, y me llevo grandes y bellos momentos, siempre con esa sonrisa, con esa generosidad, con esa fuerza, con esa dignidad.

Me acordare de ti en el Solar, en cualquier espacio liberado al que vaya, (o que ayude a crear), con los callos de La Selva y cuando vea una guitarra. Seguiré luchando por los derechos de todas, por las libertades, contra las injusticias, como tú siempre hiciste y como tú me enseñaste. No será una lucha igual sin ti, pero no nos dejaremos vencer, como tú no hiciste, un grande hasta el final, hasta el ultimo momento.

No hay nada peor que decirte TE QUIERO, cuando no puedes escucharme y echarte de memos cuando ya no puedes volver.

Brindo por ti, con una cerveza fría, un vermut casero de tu tierra o buen vino de la mía, (no vamos a volver a discutir en esto), mientras canto junto con tus vecinas y compañeras, que te quieren y no te olvidan: “Cambia, todo cambia” o la “Canción del pueblo”, porque sé que tu así lo quieres, que es como a ti te gusta la revolución, con buena música, mejor baile y un buen trago.

El barrio se queda desnudo, sin una de sus vecinas más combativas, más involucradas y activas, nos quedamos sin ti, pero no sin tu legado, y seguimos construyendo juntas. Gracias por fijar los cimientos de esta activista que te escribe y hacerla crecer.

Gracias vecina, por todo lo que me has dado, por todo lo que nos has dejado y sobre todo por haberme dejado estar a tu lado, orgullo de ser tú amiga.

Hasta la victoria siempre, compañera.

¡Que la tierra te sea leve!

 

Canta el pueblo su canción, nada la puede detener
Esta es la música del pueblo y no se deja someter
Si al latir tu corazón oyes el eco del tambor
Es que el futuro nacerá cuando salga el sol

¿Te unirás a nuestra causa?¡ven lucha junto a mí!
Tras esta barricada hay un mañana que vivir
Si somos esclavos o libres depende de ti

Canta el pueblo su canción, nada la puede detener
Esta es la música del pueblo y no se deja someter
Si al latir tu corazón oyes el eco del tambor
Es que el futuro nacerá cuando salga el sol

 

Anuncios

8 comentarios sobre “Que la tierra te sea leve, compañera.

  1. hola, porfavor, me he quedado en shock con esta mala noticia. Porfavor, ¿podría decirme como rendirle homenaje, funeral o entierro. ? soy de la solfónica. No tengo palabras suficientes para hablar de Felipe y su generosidad y calidad humana

    Le gusta a 1 persona

    1. Me gustaría tener ese¡GRAN Poema! Me siento un POQUITO, a través de todo lo que habéis escrito AQUÍ; sobre la GRAN VIDA DE ESTÁ GRAN PERSONA, humildemente identificada. Esos BARRIOS de Madrid de gente GRANDE..Me robaron el alma ¡¡ Desde Galicia mi tierra amada. QUE LA TIERRA LE SEA LEVE. ¡SALUD¡ Compañer@s.

      Le gusta a 1 persona

  2. Fue un privilegio, un honorazo y una gozada trabajar codo con codo con Felipe en tantos fregaos, en tantas manis, en tantos sitios. Generosidad, esa es la palabra que me viene a la mente cuando pienso en Felipe. Incansable, valiente, sereno, divertido… generoso. Un tipo increíble, de los que dejan huella, profunda huella. Se te quiere, Felipe. Gracias, gracias por todo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s